This store requires javascript to be enabled for some features to work correctly.

  • Livraison offerte à partir de 35€ d'achat

  • 4.6/5 SUR +3000 AVIS

  • Nuestros puntos de venta
  • Ciencia
  • Opinión de los clientes
0

mon panier

Plus que 35,00 € pour profiter de la livraison offerte

  • Botella isotérmica Hydratis

    Botella isotérmica Hydratis

    19,90 €

    Ajouter au panier
  • Pack découverte

    Pack découverte

    59,50 € 49,50 €

    Ajouter au panier
  • El tubo Hidratis

    El tubo Hidratis

    9,90 €

    Ajouter au panier
Personnaliser le produit (+7€)
Typographie
Comfortaa Bold
Comfortaa Bold
Twentieth century for Ken
Dancing Script
Times New Roman
Orientation du texte
Ajouter
Personnaliser le produit (+7€)
Typographie
Comfortaa Bold
Comfortaa Bold
Twentieth century for Ken
Dancing Script
Times New Roman
Orientation du texte
Ajouter
Ajouter
Commander - 0,00 €
Bien être hiver boisson

Los efectos de una buena hidratación en invierno para mantenerse en forma: infusiones de noche e Hydratis

Los efectos de una buena hidratación en invierno para mantenerse en forma: infusiones de noche e Hydratis

El fenómeno de la deshidratación en invierno:

Dos tercios del cuerpo están formados por agua. Esto quiere decir que para un peso de unos 70 kilos), el cuerpo humano contiene unos 46 litros de agua. Casi el 70% del agua está contenida en las células, el 20% en el espacio que rodea las células y un poco menos del 10% en el torrente sanguíneo. El agua es esencial para mantener la salud del cuerpo.

Cuando la cantidad de agua consumida coincide con la cantidad excretada, las reservas de agua del cuerpo están bien equilibradas. Si estás sano y no sudas en exceso, debes beber al menos de 2 a 3 litros de líquido al día (unos 8 vasos de agua) para mantener el equilibrio hídrico y protegerte de ciertas complicaciones, como la formación de litiasis renal.

La deshidratación puede ocurrir cuando el suministro de agua del cuerpo es insuficiente, ¡incluso en pleno invierno!

La deshidratación no es “una enfermedad” en sentido estricto, es un estado fisiológico con consecuencias más o menos importantes. Este estado fisiológico resulta entonces de una disminución sustancial de líquido dentro del cuerpo. La deshidratación puede ser por desnutrición, diarrea severa o por el calor, especialmente en verano. Este líquido, en cantidad inferior a la normal, en caso de estado de deshidratación, se compone esencialmente de agua y sales minerales.

La deshidratación puede afectar a cualquier persona, pero se debe prestar especial atención a los niños pequeños y los ancianos.

Las causas de la deshidratación

La diarrea , las principales consecuencias de la deshidratación, son provocadas por:

  • falta de higiene;

  • desnutrición, especialmente con respecto a los alimentos "ricos en agua";

  • contacto y/o hidratación con agua contaminada.

Este estado de deshidratación puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, sexo o lugar de residencia. Sin embargo, tanto los ancianos como los niños y los bebés son categorías de personas que deben ser consideradas con más atención. De hecho, en lo que respecta a las personas mayores, a veces les resulta más difícil hidratarse regularmente, en períodos de mucho calor pero también durante el frío del invierno. En cuanto a los niños, en el período de crecimiento, las consecuencias de la deshidratación son más graves que en los adultos. En este sentido, promover la hidratación en estas categorías de personas es fundamental.

Cuando la diarrea no se trata inmediatamente, puede ser peligrosa. De hecho, la pérdida de agua y de sales minerales puede tener consecuencias importantes en el funcionamiento del organismo (órganos vitales, músculos, cerebro, etc.), y más aún en los niños en edad de crecimiento o incluso en los ancianos, cuyo cuerpo está debilitado.

Para evitar el agravamiento de la deshidratación, es importante continuar con una hidratación constante, es decir, cerca de 1,5 L de agua por día.

La deshidratación puede parecer poco probable durante el invierno porque tenemos menos

abriga y suda menos que en verano. Sin embargo, a medida que envejecemos, los cambios en nuestro cuerpo nos ponen en mayor riesgo de deshidratación, independientemente del clima.

Síntomas de deshidratación en invierno:

La deshidratación es evidente a través de ciertos signos específicos, que incluyen:

  • menos necesidad de orinar;

  • la ausencia de lágrimas;

  • lengua seca, labios y piel resecos;

  • piel "grisácea";

  • una depresión de la fontanela (parte blanda del cráneo del bebé);

Diarrea, vómitos, son los signos más demostrativos.

Otros síntomas también pueden acompañar a este estado diarreico: fiebre, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, dolor de estómago o calambres abdominales.

La presencia desangre en las heces atestigua una deshidratación significativa, este es el estado más alarmante.

La diarrea suele ser leve y también puede ocurrir durante las epidemias invernales de gastroenteritis viral aguda. Pero las drogas, bacterias, virus, otros parásitos e intoxicaciones en general también son responsables de la diarrea aguda que a veces debe tomarse en serio, cuando dura más de 3 a 4 días, cuando se acompaña de sangre y mucosidad, fiebre superior a 39°C o deshidratación. Algunas enfermedades intestinales también pueden causar diarrea y síntomas de deshidratación en general.

En caso de diarrea, la higiene debe ser aún más cuidadosa para limitar la contaminación del ambiente y la transmisión de los gérmenes responsables de esta condición: lavado de manos, desinfección de inodoros después de su uso, manijas de puertas, etc.

Es probable que ciertos medicamentos y tratamientos agraven el síndrome de agotamiento-deshidratación, según la Agencia Nacional de Seguridad de Medicamentos (ANSM). Las personas con enfermedades crónicas, los niños y los ancianos son los primeros afectados. Según los médicos, un estado de deshidratación severa puede tener consecuencias graves, incluida la muerte.

¿Cómo remediar este estado de deshidratación?

Hydratis te permite una mejor hidratación, repone los minerales perdidos y permite que tus células luchen contra el estrés oxidativo.

Sobre todo, ¡no esperes a tener sed para hidratarte! Bebe Hydratis durante situaciones en las que tengas una mayor necesidad de hidratación (deporte, ola de calor, clima seco, consumo de alcohol, intoxicación, frío invernal, etc.) y te permite optimizar la absorción de agua en estos momentos. .

Recomendamos el uso de Hydratis en forma de té de hierbas. En efecto, además de sus virtudes en cuanto a hidratación y rehidratación, destaca por sus sabores que satisfarán tu paladar.

¡Maximiza tu hidratación durante estos períodos fríos para optimizar tu energía y bienestar!

¡Hydratis está aquí para ti!

Si se ha olvidado de beber durante el día y la noche, Hydratis puede ayudarlo a optimizar la absorción de agua, prevenir la deshidratación y garantizar la rehidratación.

De hecho, las infusiones de Hydratis permiten que el cuerpo absorba mejor el agua y, por lo tanto, tenga una hidratación acelerada. Además, gracias a su formulación rica en sales minerales, como el magnesio, así como en oligoelementos como el manganeso y el zinc, mejoran los mecanismos protectores del organismo y previenen y alivian los síntomas de la deshidratación. Es un verdadero apoyo para el metabolismo que se pone a prueba durante la deshidratación invernal.